lunes, 14 de diciembre de 2009

Crónica C.W.Universitat Politècnica-C.W.Castelló masculino

Resutado: 19-11 (5-3 / 6-2 / 3-3 / 5-3)

Goles:

Manolo Baño: 5
David Martinez: 3
Rober Julia: 2
Dani Castellano: 1

Como era de preveer nos hemos topado contra un hueso duro. Sabíamos que el partido iba a ser duro y complicado pero nunca que íbamos a sufrir una derrota tan amplia y dolorosa. La verdad, el UPV nos ha sorprendido desarrollando un juego muy físico, rápido y nunca nos ha dejado opciones. Sin duda una victoria merecida con un buen waterpolo, solo me queda felicitarlos.

En menos de 1 minuto de partido y 2 goles encajados el UPV nos demostró todo su poder. Un juego basado sobre su boya (a notar que él solo nos metió 8 goles en todo el partido) y el movimiento colectivo. Durante todo el partido los valencianos no han parado de moverse creando muchos despistes en nuestra defensa y, de hecho, dejando muchos espacios. Casi siempre había un atacante desmarcado y en posición favorable frente a la portería. El 1º cuarto se acabó con un 5-3 muchos goles que demuestran el ritmo frenético del partido.

En el segundo cuarto el UPV siguió con el acelerador a tope infligiéndonos un 6-2 que nos dejó KO. La verdad, nos hemos encontrado sin recursos para parar esta hemorragia de goles. Hasta nuestro propio sistema de juego se volvió en nuestra contra y los valencianos nos mostraron que ellos también sabían jugar en contraataque. Los pocos goles que fuimos capaces de marcar eran más frutos de la calidad individual de David y Manolo que de nuestro juego colectivo. Sigo pensando que frente a la portería tenemos poca creatividad no movemos el balón y no nos movemos. Y cuando lo intentamos, nos complicamos la vida con pases complicados o pocos precisos.

Con la victoria casi asegurada el UPV bajó el ritmo en el 3º y 4º tiempo dejándonos respirar un poco. Eso nos permitió desarrollar nuestro juego y estar más cómodos frente a la portería. Pero, motivados por la victoria en los últimos minutos del partido, los valencianos volvieron al ataque para rematar el partido como si no fuera suficiente.

Para concluir, hemos asistido a un partido a sentido único en el cual nunca fuimos capaces de molestar el juego del UPV y nunca fuimos capaces de jugar de manera cómoda y desarrollar nuestro sistema de juego. La verdad es que este partido nos dejó un poco aturdidos porque no nos esperábamos éso. Ahora a sacar lecciones de este partido y a levantar la cabeza para el fin de semana proximo.

4 comentarios:

  1. bravo por la humildad del que escribe, me quito el sombrero.

    ResponderEliminar
  2. Hombre hay que reconocerlo Habéis sido muy fuertes. Y no creo que es de nuestro interes decir que habéís ganado por suerte o tonterias de este estilo seria negar la realidad.

    ResponderEliminar

opina