lunes, 10 de noviembre de 2008

Un estreno prometedor

Sábado 18:42h, piscina de Nazaret, en la CASA del Túria, se pita el principio del partido y de la liga para el equipo masculino. Consciente de que se nos espera un partido duro salimos prudentes. Poco a poco nos caen los primeros bombardeos, y en la primera parte del 1º cuarto ya estamos perdiendo 2-0. Pero gracias a una defensa muy alta e individual empezamos a recuperar balones y a marcar goles para acabar el 1º cuarto 2-2.

Al principio del 2º cuarto, gracias a un pedazo de gol de Carlos, nos ponemos delante a la gran sorpresa del Túria. A partir de allí empieza a desarrollarse un nivel y una intensidad de juego muy interesante de parte de los 2 equipos. Pero el Túria a pesar de un equipo muy joven hace valer su experiencia para acabar el 2º cuarto con la mínima ventaja (6-5).

El 3º cuarto empieza con la misma dinámica. A la mitad de éste gracias a un gol de Joni empatamos de nuevo el partido 7-7. Inquietos por la situación y la resistencia que estamos oponiendo el Túria acelera el ritmo y nos clava 3 goles en un minuto. No obstante seguimos motivados y reaccionamos con un gol de Carles y se acaba el 3º cuarto con un 10-8 para el Túria.

En el último cuarto no bajamos los brazos y seguimos empujando y por fin viene otro gol y además, de Dani, que por fin después de un año de sequía reencuentra el camino de la portería. ¿Qué más para motivarnos? Estamos a solo un gol del empate y a menos de 2 minutos del final. La motivación y la emoción están a tope y sabemos que lo podemos conseguir. Pero rápidamente el Túria nos devuelve a la realidad clavándonos su última banderilla a un minunto del final y acabar el partido con un 11-9.

Sábado 19:26h; piscina de Nazaret, en la CASA del Túria, se pita el final del 1º partido de la liga. En silencio rehacemos cada uno el partido en nuestra cabeza pensando dónde hemos fallado. Dónde se nos ha ido el partido. ¿Por qué nos han anulado 2 goles?,¿ Por qué el árbitro era el entrenador del Túria? O sea, pensamos en las cosas de siempre cuando se pierde un partido.

Para ahogar nuestras penas o alegrías tomamos la dirección del Daniel donde nos cebamos a golpes de fartons (unos 50 en total) y de vasos de horchata de 1,5L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

opina